top of page

Celebrémoslo moviendo el alma como si moviéramos el esqueleto



Carta abierta a las familias


Queridas familias, esta es una carta llena de gratitud, reconocimiento y admiración ...



por la intrepidez que ha supuesto vivir este curso escolar desde la esperanza;

por la confianza que habéis puesto en las escuelas y en los docentes de vuestros hijos e hijas;

por el coraje de abrazar la experiencia COVID de toda la familia;

por la fe que habéis puesto en vuestra red social de apoyo;

y por incluir dentro de esta red, aunque sea por un solo segundo, a toda la humanidad;

por la perseverancia expresada desde la gratuidad y la entrega;

por la insumisión a seguir haciendo las cosas como hasta ahora y el atrevimiento a ser vosotros el motor del cambio;

por las grandes dosis de creatividad a la hora de conciliar las demandas y exigencias que os ha llovido encima;

y para no olvidar que lo esencial, lo que es invisible a los ojos, nos ha acompañado en todo momento.



Después de estar un curso acompañando la experiencia emocional de la Covid con adolescentes, puedo compartir con vosotros que es posible florecer a través de la adversidad. La luz que hay en ellos y ellas tiene que ver con la vuestra. Madres, padres, abuelos y abuelas, tíos, tías primos y primas, tenéis motivos para confiar en cómo estáis haciendo las cosas. Y si no, juzgad vosotrosmismos leyendo a través de su vivencia. Lo que encontraréis a continuación es el resultado de preguntar a los adolescentes en qué creeen que como personas, les ha ayudado pasar por la experiencia de la pandemia. A menudo, nuestros hijos e hijas, nos enseñan el camino.


"Por primera vez he entendido qué significa querer a mis hermanos"

"He podido sentir la fragilidad de la vida en cada abrazo que no he podido dar a mis abuelos"

"He descubierto quien soy en realidad"

"Por primera vez he escuchado sin angustia el silencio"

"He decidido que quiero enamorarme"

"He madurado"

"Me he abierto al dolor de perder a alguien"

"Ahora valoro lo que realmente tiene valor"

"He encontrado mi yo auténtico"

"He explicado en casa que soy gay y lo han celebrado. Por primera vez siento que no hay nada malo en mí"

"Soy más maduro, más responsable, más empático, más paciente ..."

"Me he abierto a los demás"

"Nunca lo hubiera dicho pero me he sentido optimista por primera vez en la vida"

"He mejorado mi plan existencial"

"He salido de mi zona de confort"

"Soy más consciente de todo"

"Ahora siento gratitud cada vez que veo los abuelos, los primos y los tíos"

"He descubierto mi verdadera pasión"

"He reconectado con mis padres"

"He pasado tiempo con mis padres, no recordaba que los quiero tanto, les debo todo, soy quien soy gracias a ellos"

"He dejado de matarme con mis hermanos"

"He descubierto nuevas aficiones"

"La magia me ha seducido, pienso dedicar toda mi vida a ser mago"

"Ya no soy un niño"

"No sabía que jugar a juegos de mesa con mi familia pudiera hacerme tan feliz"

"He aprendido a tocar un instrumento, he cocinado, he meditado, he hecho yoga ..."

"Ahora he entendido que puedo ser útil, tal vez este es realmente el sentido de estar aquí"

"..." (1)


Es posible que necesitamos sacudirnos el agotamiento en el que estamos inmersos para entender que la grandeza de lo que estamos viviendo es las personas en las que nos estamos convirtiendo. Personas más sabias, más útiles y más luminosas. Ha llegado el momento de tomar conciencia y celebrarlo moviendo el alma como si moviéramos el esqueleto.


(1) Fuente: Alumnos de primero de ESO a segundo de Bachillerato del instituto Pere Calders de Cerdanyola.


Comments


bottom of page